Home » Artículos » ¿Es el Perú la “capital económica del mundo”?: Algunos comentarios escépticos sobre la Junta de Gobernadores FMI-Banco Mundial 2015

Sígueme en Facebook

¿Es el Perú la “capital económica del mundo”?: Algunos comentarios escépticos sobre la Junta de Gobernadores FMI-Banco Mundial 2015

535056_10150923982314372_1262949322_n

“Mágicamente” el Perú se convierte en un lugar “importante” entre el 5 y 12 de octubre del 2015. ¿Por qué? Por causa de la realización de la Junta de Gobernadores del Grupo del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que constituye, al menos sobre el papel, el máximo órgano de toma de decisiones de estos organismos y se conforma por representantes de cada uno de los 188 países miembros a quienes se les denomina “Gobernadores” y que vienen a ser, en general, los ministros de economía y/o los presidentes de los Bancos Centrales respectivos. En cuanto al objetivo de estas reuniones tenemos que básicamente es coordinar lineamientos de política económica de alcance casi mundial que se plasman en resoluciones. A su vez, se busca fomentar la “interacción creativa” entre el sector privado, los delegados de los distintos gobiernos y los funcionarios superiores del FMI y el Banco Mundial.

Desde ya pueden plantearse varias preguntas: ¿qué regulación o trasfondo genuinamente democrático hay en estas reuniones en las que se toman decisiones de política económica que afectan a la gran mayoría de “ciudadanos de a pie” del mundo?; ¿qué evidencia el hecho de que se considere directa y explícitamente como “Gobernadores” no a los presidentes (que, en principio, han sido elegidos por el pueblo) sino a los ministros de economía y directores de los Bancos Centrales (que en general no llegan a sus cargos por la vía de elección popular)?; los lineamientos de política económica que se decidan (y luego impongan), ¿buscarán ser consistentes con la generación de desarrollo incluyendo el combate al hambre, la pobreza, la corrupción y la delincuencia o se considerará a todo esto meramente como “variables exógenas”?; los países pobres de África, Asia y Latinoamérica (en donde se incluye al Perú), ¿podrán participar de modo activo en la “toma de decisiones” o solo acatarán decisiones ya tomadas por las grandes potencias limitándose a hacer pequeños ajustes en tal o cual aspecto?; la “interacción creativa” entre el sector privado (o sea, las grandes multinacionales) y los representantes de los distintos países y los organismos multinacionales, ¿se dará en términos de lo que será mejor para la gran mayoría de la población o en otros términos?

Pero, bueno, más allá de todas esas preguntas incómodas el hecho es que en Perú, la sede del evento, hay mucho optimismo. Y no cualquier optimismo sino uno que, al menos a tenor de lo que se ve en los medios de comunicación peruanos, hace recordar a la “exuberancia irracional” de la que nos hablaba el economista Robert Shiller (1), premio Nobel del 2013. En efecto, se ha llegado a declaraciones como la del propio ministro de economía del Perú quien afirmaba que este país sería “la capital económica del mundo” (2). Y eso se dice, como no podía ser de otro modo, secundando a Christine Lagarde, directora del FMI, quien había dicho que para octubre del 2015 Perú sería “el centro del mundo económico” (3). Así, se ha suscitado un gran entusiasmo por el que “todos los países pongan sus ojos en el Perú” como una economía sólida (léase, obediente a los lineamientos del FMI y el Banco Mundial) y con muchas proyecciones.

Lamentablemente, alguien tiene que decirle al “rey” que está desnudo… En el contexto actual, el Perú no es una economía sólida y sus proyecciones de desarrollo sostenido son bastante dudosas. Para empezar, dentro de los propios estándares ortodoxos, la posición del Perú en la economía internacional ha comenzado a complicarse. En efecto, la calificadora Morgan Stanley Capital Index (MSCI) se planteaba recientemente si bajar la calificación del Perú de “mercado emergente” a “mercado frontera” (4) y, curiosamente, solo pocos días antes del inicio de la Junta de Gobernadores le “perdonó la vida” manteniéndolo como “mercado emergente”, pero al mismo tiempo señalándolo como país “en revisión” hasta junio del 2016 (5). O sea, dentro de los propios estándares reduccionistas ortodoxos, el Perú estaría en la situación de un estudiante que aprueba con bajas notas y del cual no se puede saber al final aprobará la asignatura.

Ahora, yendo más allá de los estándares ortodoxos tenemos que la economía peruana tiene muy serios problemas y vulnerabilidades. Es una economía de escaso desarrollo tecnológico e industrial, se especializa en la exportación de bienes primarios cuyos precios son fluctuantes lo cual la hace inestable (basta ver cómo se ha contraído la actividad minera a partir de la caída de precios), tiene un alto grado de informalidad y precariedad laboral, y comienza a enfrentar importantes dificultades en el sector inmobiliario las cuales, al parecer, serían consecuencia de la posible burbuja que habría venido gestándose principalmente entre 2008 y 2014 en que, de acuerdo con el estudio del Bank for International Settlement (BIS), el crecimiento de sus precios inmobiliarios se habría constituido como el mayor del mundo (6).

Pero hay algo que preocupa de modo mucho más especial a los ciudadanos: el aumento de la delincuencia (“economía del mal”). Dado que para la famosa “Junta de Gobernadores” se cerrarán varias calles de la capital del Perú (Lima) y se extremarán medidas de seguridad, los ilustres visitantes no percibirán la realidad del “peruano de a pie”, que vive con temor de que lo asalten. Pero el punto es que la proliferación de la delincuencia afecta a la economía de modo muy real y directo. Y es que es difícil impulsar alternativas de desarrollo basadas en los “pequeños y medianos emprendedores”, como lo pretende el Perú, si fácilmente estos pueden ser asaltados o extorsionados (la mayoría solo lo denuncian “in extremo”). Todo ello (atraso tecno-científico, modelo productivo primario e inestable, precariedad, informalidad, efectos de burbuja inmobiliaria, delincuencia, etc.) son los problemas de fondo de la economía peruana. Por tanto, resulta cuanto menos “ingenuo” pretender que el Perú es la “capital económica del mundo” o cosas de ese tipo. Pero de seguro en la “Junta de Gobernadores” se hablará también de estos problemas y se buscará ayudar decididamente en ello al Perú y a los varios países que pasan situaciones similares… ¿verdad?

Referencias:

1. Robert Shiller, Irrational Exuberance, Princeton University Press, 2nd edic., 2005.

2. “MEF: ´Perú será la capital económica del mundo durante siete días´”, El Comercio, 23 de septiembre del 2015.

3. “Lagarde: Perú será centro del mundo económico en el 2015 por asamblea FMI-BM”, RPP Noticias, 2 de diciembre del 2014.

4.Jonathan Baltazar, “La BVL pelea la baja: los efectos de pasar de ´mercado emergente´ a ´mercado frontera´”, Semana Económica, 8 de agosto del 2015.

5. “Perú se mantiene como ´mercado emergente´”, Perú 21, 30 de septiembre del 2015.

6. M. Scatigna, R. Szemere and K. Tsatsaronis, “Residential property price statistics across the globe”, BIS Quaterly Review, September 2014.