Home » Artículos » Lo que el viento no se llevó: Algunas cosas interesantes que nos dejó la Junta de Gobernadores FMI – Banco Mundial 2015

Sígueme en Facebook

Lo que el viento no se llevó: Algunas cosas interesantes que nos dejó la Junta de Gobernadores FMI – Banco Mundial 2015

EL PERU AVANZA 1

En mi anterior artículo (http://danteaurbina.com/es-el-peru-la-capital-economica-del-mundo-algunos-comentarios-escepticos-sobre-la-junta-de-gobernadores-fmi-banco-mundial-2015/) expresaba mi escepticismo sobre la Junta de Gobernadores del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional que venía realizándose, en esta ocasión (son reuniones anuales), en el Perú durante el 5 y el 12 de octubre. Como se dijo, los medios de comunicación peruanos expresaron y/o fomentaron (o intentaron fomentar) un gran optimismo respecto del evento e hicieron eco de frases como “Somos la capital económica del mundo”, “somos el centro del mundo económico” y “todo el mundo tendrá sus ojos en el Perú”. Pero ahora, pasada una semana luego del cierre del evento, “las aguas ya se han calmado”. En ese contexto, resulta necesario analizar algunas cosas que nos ha dejado esta reunión pues varias de ellas son interesantes y/o reveladoras o confirman lo que había expresado en mi anterior artículo. Pasemos, pues, al análisis.

El primer punto relevante a considerar se refiere al Perú, país sede del evento. En el artículo precedente se argumentó que el optimismo sobre la situación de este país y su posición internacional que tanto fomentaron sus medios de comunicación en el contexto de la Junta era totalmente injustificado y que, de acuerdo a los propios estándares de la economía ortodoxa, las perspectivas de la economía peruana no eran muy buenas. Pues bien, interesantemente, la propia Christine Lagarde, directora gerente del FMI, ha dado la razón a esto. En efecto, de acuerdo a las proyecciones del FMI que ella refirió, el Perú crecería solo un 2.4% en 2015. Esto contrasta con las proyecciones del Ministerio de Economía y Finanzas de este país conforme a las cuales crecería un 3%. Así que la propia directora gerente del FMI está desinflando el ingenuo entusiasmo que se suscitó por el solo hecho de que el Perú fuere sede del evento. Por supuesto luego, diplomáticamente, Lagarde tuvo que decir que esperaba que el organismo que ella dirige se haya equivocado en su proyección y que sean las autoridades del Perú las que tengan razón. ¿Pero qué es lo más probable? Para que se cumplan las proyecciones del MEF el Perú debería crecer un 3.9% en el último trimestre del 2015. Eso significa que debería superar las tasas de crecimiento de los tres trimestres anteriores. Pero sucede que con la coyuntura actual eso resulta un tanto difícil, por decirlo suavemente. Con la desaceleración de China han caído los precios de los metales, lo que tiene un fuerte impacto sobre el sector minero, una de las principales fuentes del crecimiento peruano. A su vez, el Perú será golpeado por el Fenómeno de Niño y eso puede tener fuerte impacto sobre la agricultura, que también es uno de los grandes motores del crecimiento peruano por la vía de la agro-exportación. Se ha dicho que “ya hay que cortar con el cuento, pues la diferencia (entre las proyecciones del FMI y el MEF peruano) es de décimas” (1), pero no es un mera diferencia cuantitativa sino también cualitativa porque mostrará la dirección que tomará la economía peruana frente al difícil escenario y eso definitivamente influirá en si para el 2016 se termina manteniendo al Perú como “mercado emergente” o se lo rebaja a la categoría de “mercado frontera”, lo cual a su vez impactará sobre las expectativas y, por ende, sobre las inversiones.

De otro lado, respecto de la dirección (¿o direccionamiento?) del FMI sobre la economía de los diferentes países participantes en la Junta (188 en total, o sea prácticamente todo el mundo) resultó sumamente reveladora la declaración de la ya nombrada Christine Lagarde. Utilizando una analogía para alabar la gastronomía peruana y a la vez tocar la coyuntura internacional, Lagarde dijo lo siguiente a los “Gobernadores” (léase ministros de economía y directores de Bancos Centrales): “La cocina peruana es una combinación de prácticas óptimas de todo el mundo. Se trata de refinar y modernizar recetas tradicionales, y mejorarlas, utilizando una variedad de ingredientes” (2). Este aparentemente “simpático” mensaje (toda autoridad extranjera que se refiere a la comida peruana básicamente lo hace con el fin de “caer simpático”) nos revela verdades bastante incómodas tanto sobre la visión del FMI como sobre la situación del Perú.

Respecto de la visión del FMI tenemos que simplemente con ello se está haciendo eco a la proclama neoliberal de Margaret Thatcher  “There is no alternative”, o sea: “No hay alternativa” (3). En efecto, lo que nos está diciendo Lagarde, aunque de modo mucho más sutil, es que se pueden “refinar y modernizar” las políticas económicas, pero siempre dentro de las “recetas tradicionales”. Así que si un país sigue políticas genuinamente alternativas a las del FMI corre el riesgo de ser calificado como “inelegible” por este organismo. Ergo, estamos encerrados en el esquema de las “recetas tradicionales” las cuales, por cierto, no han funcionado.

En cuanto a la situación del Perú, el que la directora gerente del FMI haya tomado como referente a la comida peruana en su frase muestra que ese es el aspecto que más fácilmente se puede resaltar de este país. Y ello resulta bastante trágico pues sería mil veces mejor que resalte en educación (ha venido estando en los últimos puestos de Latinoamérica en las pruebas PISA), sanidad (la gente se muere haciendo cola en los hospitales), seguridad (el “robo al paso” y el sicariato se están convirtiendo en males endémicos) o estabilidad jurídico-política (los niveles de corrupción son altos y se siguen multiplicando los conflictos sociales). Aunque pareciera que a la gran mayoría de peruanos solo les interesa estar primeros en fútbol (hacen un drama en las redes sociales cuando pierde su selección pero no necesariamente hacen el mismo “ruido” respecto de los otros temas). En todo caso, ciñéndonos a la analogía con la comida peruana, es muy importante señalar algo: la comida peruana es muy rica pero, a decir verdad, es también bastante insalubre en general… como también son bastante “insalubres” para la gran mayoría de la población las políticas del FMI. Así que esa parte de la analogía sí estuvo bien.

Finalmente, hemos de comentar, como no podría ser de otro modo, la venida al Perú del premio Nobel de economía Joseph Stiglitz. Él participó en varios foros y eventos en el marco de la Junta e incluso en la llamada “anticumbre” de crítica a la misma, la cual se organizó con el nombre “Desmintiendo el milagro peruano” (4). En sus intervenciones Stiglitz puso la puntería sobre el sistema financiero, el cual -según dijo- requiere una reforma urgente “para que sirva a la economía real, que es su cometido original, y no solo se beneficie a sí mismo”. A su vez, respecto de las políticas de austeridad que impulsa el FMI como panacea para combatir la crisis, señala que “no es el único modelo para salir de la recesión” (5). Son recomendaciones muy interesantes para que el FMI cambie su visión y política. Pero, a juzgar por los resultados y a tenor de las declaraciones y conversaciones en el evento, pareciera que se invita de modo animoso a Stiglitz… y luego todos se quedan dormidos durante sus conferencias. O tal vez sí lo han escuchado y el futuro será muy diferente e irá en una dirección genuinamente positiva para el desarrollo de los países que más lo necesitan, ¿verdad?

Referencias:

1. Todas las declaraciones referidas en este párrafo pueden encontrarse en: Christian Ninahuanca, “Humala prometió a Lagarde demostrar el error del FMI en sus cifras sobre el Perú”, La República, 9 de octubre del 2015.

2. “Lagarde: Hay que seguir el modelo económico de la cocina peruana”, El Comercio, 8 de octubre del 2015.

3. Cfr. “A lifetime of public speaking”, BBC News, March 22, 2002.

4. “´Desmintiendo el milagro peruano´, la anticumbre a la reunión del FMI y el BM”, Gestión, 8 de octubre del 2015.

5. “Joseph Stiglitz: Urge reforma para que el sistema financiero sirva a la sociedad y no a la inversa”, Poder, 9 de octubre del 2015.