Home » Artículos » Mis conversaciones con los Premios Nobel: Roger Myerson

Sígueme en Facebook

Mis conversaciones con los Premios Nobel: Roger Myerson

Conversación entre Dante A. Urbina y Roger Myerson, Premio Nobel de Economía en 2007, en el marco del Lindau Nobel Laureate Meeting on Economic Sciences, reunión trienal a la que asisten los mejores “young researchers” (jóvenes investigadores) del mundo seleccionados luego de competitivo concurso internacional.

Audio:

Transcripción:

Dante A. Urbina

Profesor Myerson, soy Dante Urbina, de Perú. Su conferencia fue realmente interesante…

Roger Myerson

Sí, Perú tiene desarrollos muy importantes en el gobierno local.

Dante A. Urbina

Sí. En específico, yo estoy muy interesado en la economía de la corrupción. Quiero hacerle una pregunta. Es la siguiente: ¿usted diría que habría una relación inversa entre descentralización y corrupción?

Roger Myerson

En otro paper argumento que la descentralización, en el largo plazo, reduce la corrupción en el gobierno nacional porque provee entrada o provee un terreno de prueba para liderazgo competitivo en la democracia nacional. Yo diría que Estados Unidos tiene un gobierno nacional menos corrupto que el que tendría de otro modo, porque tiene gobiernos locales, gobiernos locales autónomos. En gobiernos centralizados frecuentemente la corrupción se da mucho de parte del presidente, los dirigentes… que se enriquecen a expensas del pueblo. Pero nadie escucha sobre ello porque los medios no pueden… Los medios noticiosos en Kenia están en más posibilidad de exponer la corrupción local (descentralizado) cuando el gobierno local está separado del gobierno nacional (centralizado) o es autónomo respecto del gobierno nacional. Pero yo no afirmaría que los gobiernos locales son menos corruptos. Es complicado. Pero el efecto más importante sobre la corrupción, diría, es que los gobiernos nacionales serán menos corruptos cuando hay descentralización política en el gobierno local.

Dante A. Urbina

Entonces, esta es una cuestión compleja y la descentralización puede ayudar a reducir la corrupción, bajo ciertas condiciones y principalmente a largo plazo…

Roger Myerson

Sí. La población local puede apoyar la descentralización política haciendo que los presupuestos locales sean independientes de la política nacional (central).

Comentario:

La conferencia de Myerson, Premio Nobel de Economía por sus contribuciones a la teoría del diseño de mecanismos para la asignación de recursos, en el Lindau Nobel Laureate Meeting fue sobre los costos de la centralización política. En ese contexto, resulta pertinente preguntar sobre la relación entre la (des)centralización política y la corrupción pues esta última constituye definitivamente la principal forma de mal asignación de recursos en el sector público incluyéndose en ello, por supuesto, la interacción con el sector privado al respecto. De hecho, el Banco Mundial ha llegado a estimar que al año se pagan más de 1 trillón (o sea, ¡un millón de billones!) de dólares en sobornos (1) y a ello habría que sumar unos 1.5 trillones de dólares por el efecto distorsionante de la corrupción en las contrataciones públicas (2).

Myerson comienza señalando que Perú tiene muy importantes desarrollos en el gobierno local. Y, bueno, sí, hay algunos avances interesantes como la aplicación de esquemas como Presupuesto por Resultados o Asociaciones Público-Privadas. Pero esto aún es incipiente y se ve seriamente afectado por la corrupción que, según reporta el historiador Alfonso Quiroz en su magistral obra Historia de la Corrupción en el Perú, “no es algo esporádico sino, más bien, un elemento sistémico, enraizado en las estructuras centrales de la sociedad” (3).

La respuesta de Myerson me pareció interesante y me dejó una buena impresión intelectual sobre él. Y es que Myerson no afirmó o negó una relación inversa entre corrupción y descentralización política de forma simplista sino que más bien, como riguroso académico, planteó varias distinciones y matices. Así, lo que él postula es que la descentralización (es decir, la distribución extendida del poder de tomar decisiones político-administrativas) reduciría la corrupción del gobierno central en el largo plazo y bajo ciertas condiciones. Dado esto, me parece muy pertinente cuando dice “Yo no afirmaría que los gobiernos locales son menos corruptos”. Y en efecto: en Perú, por ejemplo, se halla muy altos niveles de corrupción en los gobiernos locales (regionales). Para citar solo un caso, se puede mencionar que entre 2007 y 2016 la región de Ancash perdió alrededor de 200 millones de soles (es decir, como 60 millones de dólares) por corrupción vía pagos para obras inconclusas o incrementos injustificados de costos, siendo que tres gobernadores regionales están en la cárcel y de los 20 alcaldes provinciales de la actual gestión, 17 están investigados por corrupción (4).

Por tanto, hay que remarcar el interesante argumento central de Myerson para no caer en equívocos: lo que se espera, en principio, es que la descentralización, al distribuir el poder de decisión, reducirá la corrupción del gobierno central, no necesariamente la de los gobiernos locales (de hecho, podría aumentar la de estos últimos). Esto se da porque en esquemas centralizados (y peor aún si se tiene control sobre los medios de comunicación) el gobierno central dispone de fuertes y amplios mecanismos para extender su corrupción y en las instancias locales las posibilidades de oponerse a dicha corrupción son débiles y dispersas. De ahí que en África, donde hay varias dictaduras sumamente opresivas, se encuentren varios países con muy altos niveles de corrupción (5). Vale la pena reflexionar: si en Latinoamérica nos quejamos tanto de la corrupción ¡cómo estará la situación en África! Hay que hacer algo…

Referencias:

1. World Bank, “The cost of corruption”, web.worldbank.org, April 8, 2004.

2. Huguette Labelle, “Transparency as Modernization of the State: Experiences, key actors and challenges”, conferencia en la Universidad Católica de Chile (Santiago de Chile – Chile), 22 de abril del 2011.

3. Alfonso Quiroz, Historia de la Corrupción en el Perú, Instituto de Estudios Peruanos, Lima, 2013, p. 31.

4. Véase: Wilber Huacasi, “Entre 2007 y 2016, Áncash perdió S/. 200 millones por corrupción”, La República, 2 de mayo del 2017.

5. Cfr. Oluwole Owoye and Nicole Bissessa, “Corruption in African countries: A system of leadership and institutional failure”, en: Gedeon Mudacumura and Göktuj Morçöl eds., Challenges to Democratic Governance in Developing Countries, Ed. Springer, Heidelberg, 2014, pp. 227-245.